Las empleadas de hogar tienen hoy en día sus derechos como trabajadoras, más claros y estipulados con leyes que les protegen, frente al desamparo legal y limbo burocrático en el que estaban sumisas hasta hace bien poco tiempo. Mucho ha cambiado el panorama laboral del servicio doméstico.

La limpieza del hogar viene siendo uno de los trabajos más extendidos y demandados que existen, en el que muchas personas ven una muy buena salida laboral. Muchas veces compaginada con otros tipos de trabajo.

La crisis ha convertido al trabajo doméstico en una opción para no solo mujeres, sino para muchos hombres. El sector masculino que ha optado por trabajar en la limpieza del hogar ha aumentado más de un 30%.

Cerca del 50% de las mujeres afiliadas al Sistema Especial de Empleados de Hogar son extranjeras, y para los hombres el porcentaje se eleva a un 70%.

Nuevas leyes, como el Sistema Especial para empleados del hogar de 2012, han hecho que los trámites para contratar a este tipo de trabajadores, faciliten las relaciones entre el empleador, que es la familia que va a contratar o pagar el servicio de limpieza de hogar y el propio empleado. Todas las personas contratadas para el empleo doméstico tienen que cotizar si son remuneradas.

Una empresa no puede contratar los servicios de trabajadores de hogar. Este tipo de contratos es una relación laboral especial, que recoge la ley anterior. Solo puede contratar una persona física que sea el titular de una casa familiar. Y siempre será el objeto de dicho contrato, las labores domésticas dentro del ámbito familiar.

Dicha ley no solo mejora la precaria situación legal en la que se encontraba el contratado, sino también la del empleador. Además, lo que se busca es asomar a la legalidad todo el trabajo en negro que se realiza. La normativa afecta a quien cotizaba antes de la nueva ley de 2012 y a los que no cotizaban por realizar pocas horas.

Sin embargo, no se llega a conseguir  todo lo que se pretendía con el nuevo Sistema Especial para el trabajo doméstico. Se obtiene la prestación por incapacidad temporal, pero la falta del derecho al cobro del desempleo sigue siendo una gran desigualdad frente a otras ocupaciones.

empleadas de hogar

Situación actual de las empleadas de hogar

En la actualidad, la situación laboral se debe formalizar en un contrato escrito. El no hacerlo, va en contra de la ley y puede conllevar para el empleador, que es quién tiene que realizarlo, posibles sanciones. Las multas pueden oscilar entre los 600 y los 6000 euros aproximadamente, existiendo carácter retroactivo en la regularización, que conllevaría el pago a la Seguridad Social de las cotizaciones atrasadas no remuneradas. Por lo tanto, debe quedar clara la obligatoriedad de legalizar la situación laboral de la persona que va a ser contratada, sin depender de ello, el número de horas que se vayan a realizar en la limpieza del hogar.



style="display:inline-block;width:728px;height:90px"
data-ad-client="ca-pub-4003384080554502"
data-ad-slot="4225762478">

Los empleados del hogar, deben tener también claro que aunque trabajen en varias casas diferentes, con diferentes empleadores o familias, deben tener diferentes relaciones laborales, a no ser que el trabajo se vaya a realizar para la misma persona en varios hogares diferentes.

Los pasos a dar ya no son tan complicados. Las Administraciones se han preocupado de facilitar, en la medida de lo posible estos trámites, incluso la tecnología ha venido a ayudar. La Administración on-line permite hoy en día, ahorrar tanto al empleador como al futuro trabajador, horas de espera, que antes era imposible de pensar.

Información sobre los empleados de hogar

Hablaremos de todas las cuestiones relacionadas con los empleados que trabajan en el hogar, e intentar resolver todas las dudas que puedan surgir:

  1. Contrato, extinción, desistimiento.
  2. Calcular cuánto hay que pagar.
  3. Alta y baja en la seguridad social
  4. Salario, retribuciones, pagos por horas.
  5. Cotizaciones.
  6. Vacaciones.
  7. Despido, finiquito.
  8. Prestaciones, paro.
  9. Convenio.
  10. Derechos.
  11. Trabajadoras internas.
  12. Normativa, leyes.
  13. Cuidado de mayores.
  14. Documentación.

El empleador y el servicio doméstico

El papel y la imagen del empleador, como persona que contrata a las empleadas de hogar ha mejorado también bastante desde la publicación de las citadas leyes, así como la facilidad para realizar todos los trámites que conlleva el dar de alta en la seguridad social al servicio doméstico.

Muchas familias que pretendían contratar a una asistenta para la casa, desistían de llevar legalmente la contratación de la persona que iban a emplear, perdidas en un entramado burocrático que no ayudaba a formalizar la situación del trabajador, y por ende, las posibles situaciones laborales tendrían un futuro negro de resolución, al no poder agarrarse a ninguna ley, ninguna de las partes.

Cabe destacar, que muchos empleados domésticos, encontraban la reticencia de la familia que quería hacerse con sus servicios, de regularizar su situación con un contrato dentro de la legalidad, negándose a darles de alta en la seguridad social, dejando de esta manera al trabajador sin derechos básicos de ningún tipo, como vacaciones, finiquito, cotización en la seguridad social, etc.

Consulta en nuestra web todos los temas relacionados con las empleadas de hogar.